C/ Peñaranda de Bracamonte 69, Ensanche de Vallecas Llámenos: 91 290 22 33 // 602 214 144

Ejercicios para ATM

1. Apertura con guía lingual

Cómo hacerlo:

Colocamos la punta de la lengua en el paldar, donde apoyamos para pronunciar la letra "N". Sin separar la lengua del paladar, abrimos y cerramos la boca despacio, evitando que la mandíbula se desplace hacia los lados. Las primeras veces, es recomendable hacerlo delante de un espejo.

Repetimos 3 series de 10 repeticiones.

Para qué sirve:

Este es un ejercicio de control motor de la musculatura profunda del cuello y de la ATM.

2. Protrusión con flexores profundos

Cómo hacerlo:

Al mismo tiempo que metemos el mentón para activar la musculatura de los flexores profundos del cuello, llevamos la mandíbula hacia delante. Aguantamos 3-4 segundos la posición y relajamos.

Repetimos 3 series de 10 repeticiones.

Para qué sirve:

La estabilidad de la columna cervical es clave para mejorar las disfunciones de la ATM.

3. Isométrico en lateralización

Cómo hacerlo:

Colocamos una mano en el lado hacia el que vamos a hacer la fuerza. Apretamos y empujamos contra la mano durante 5-7 segundo, y volvemos a la posición inicial lentamente.

Repetimos 3 series de 6-8 repeticiones.

Para qué sirve:

Con los ejercicios laterales, trabajamos la estabilidad de los músculos pterigoideos.

 

4. Lateralización con guía

Cómo hacerlo:

Colocamos un cilindro de entre 0.5 y 1 cm, y lo colocamos en el medio, entre las dos hileras dentales. Moveremos la mandíbula a un lado y a otro, sin perder esa guía, e intentando que la amplitud del movimiento sea igual a derecha y a izquierda.

Para qué sirve:

Con este ejercicio conseguimos regular y normalizar la movilidad de la ATM de forma bilateral.

 

5. Coordinación oculo-lingual

Cómo hacerlo:

Con la boca cerrada y el mentón ligeramente metido, vamos a realizar un empuje con la lengua a un lado y otro de la boca, al mismo tiempo que llevamos la mirada al lado contrario del de la lengua. Repetimos 3 series de 10-15 repeticiones.

Para qué sirve:

La musculatura de la lengua tiene su inserción en la región cervical. Conseguir estabilizar esta zona y coordinar la musculatura ocular, nos ayudará a disminuir la tensión en la ATM.

 

6. Automasaje

Cómo hacerlo:

Colocamos las palmas de la mano a la altura de las mejillas y realizamos círculos hacia delante y después hacia atrás.

Realizamos 1 minuto en cada sentido.

 

Para qué sirve:

Con la presión del automasaje conseguimos relajar la musculatura del masetero, principal músculo masticador.

 

7. Isométrico en apertura

Cómo hacerlo:

Colocamos la mano debajo del mentón y realizamos una apertura de la boca empujando hacia la mano sin desplazarla. Es importante que hagamos este ejercicio delante de un espejo para asegurarnos que la mandíbula no se desplaza hacia los lados.

Realizaremos 3 series de 5 repeticiones aumentando progresivamente hasta 10 repeticiones.

 

Para qué sirve:

El trabajo de la musculatura de forma isométrica del musculo masetero ayuda a trabajar de forma suave la buena alineación de las fibras musculares.