C/ Peñaranda de Bracamonte 69, Ensanche de Vallecas Llámenos: 91 290 22 33 // 602 214 144

Miembro inferior: Movilizaciones neurodinámicas

1. Movilización neurodinámica del nervio Femoral

Cómo hacerlo:

Utilizaremos un balón grande en caso de tenerlo, si no fuera posible utilizaremos algo que pueda rodar, por ejemplo una silla de ordenador. Colocaremos la pierna sobre la pelota y la estiraremos hacia atrás y llevaremos al mismo tiempo que llevamos el cuello hacia atrás. Cuándo llevemos la pierna hacia delante, llevaremos el cuello hacia abajo. Repetiremos aproximadamente durante 1 minuto.

Para qué sirve:

La movilización del nervio femoral es una técnica de fisioterapia empleada cuando tenemos dolor por atrapamiento o irritación del nervio femoral, pudiendo aparecer sensación eléctrica, de quemazón, de pico o de agujas. Esta movilización resulta útil, por ejemplo, en dolor lumbar que cursa con irradiación por la ingle y por la cara anterior de la pierna.

2. Movilización neurodinámica del nervio Tibial

Cómo hacerlo:

Tumbados boca arriba, colocaremos una pierna a la altura de la rodilla sobre la rodilla contraria. Doblaremos la rodilla al mismo tiempo que llevamos el pie hacia fuera. Cuando estiremos la rodilla llevaremos al mismo tiempo el pie hacia dentro. Repetiremos aproximadamente durante 1 minuto.

Para qué sirve:

La movilización del nervio tibial es una técnica de fisioterapia empleada cuando tenemos dolor por atrapamiento o irritación del nervio tibial, podremos tener sensación eléctrica, quemazón, picor o de agujas. Esta movilización resulta útil, por ejemplo, en dolor persistente en una fascitis plantar.

3. Movilización neurodinámica del nervio Sural

Cómo hacerlo:

Tumbados boca arriba, colocaremos una pierna a la altura de la rodilla sobre la rodilla contraria. Doblaremos la rodilla al mismo tiempo que llevamos el pie hacia nuestra cara. Cuando estiremos la rodilla llevaremos al mismo tiempo el pie hacia el techo. Repetiremos aproximadamente durante 1 minuto.

Para qué sirve:

La movilización del nervio sural es una técnica de fisioterapia empleada cuando tenemos dolor por atrapamiento o irritación del nervio sural, podremos tener sensación eléctrica, quemazón, picor o de agujas. Esta movilización resulta útil, por ejemplo, en dolor persistente tras un esguince de tobillo en la cara interna en el que el nervio ha sufrido algún daño.

4. Movilización neurodinámica del nervio Ciático

Cómo hacerlo:

Sentado con las piernas colgando deja caer el peso del cuerpo y la cabeza. Estira ahora la espalda al mismo tiempo que estiras la pierna, con la punta del pie hacia ti. Vuelve a dejar caer el peso del cuerpo y dobla la pierna. Repite el movimiento durante aproximadamente 1 minuto.

Para qué sirve:

La movilización del nervio ciático es una técnica de fisioterapia empleada cuando tenemos dolor por atrapamiento o irritación del nervio ciático, podremos tener sensación eléctrica, quemazón, picor o de agujas. Esta movilización resulta útil, por ejemplo, en dolor lumbar que cursa con irradiación por la cara posterior de la pierna, la conocida ciática.

5. Movilización neurodinámica del nervio Peroneo

Cómo hacerlo:

Tumbados boca arriba, colocaremos una pierna a la altura de la rodilla sobre la rodilla contraria. Doblaremos la rodilla al mismo tiempo que llevamos el pie hacia dentro. Cuándo estiremos la rodilla llevaremos al mismo tiempo el pie hacia el fuera. Repetiremos aproximadamente durante 1 minuto

Para qué sirve:

La movilización del nervio peroneo es una técnica de fisioterapia empleada cuando tenemos dolor por atrapamiento o irritación del nervio peroneo, podremos tener sensación eléctrica, quemazón, picor o de agujas. Esta movilización resulta útil, por ejemplo, en dolor persistente tras un esguince de tobillo en la cara externa en el que el nervio ha sufrido algún daño.

6. Movilización neurodinámica del nervio Ciático (tumbado)

Cómo hacerlo:

Nos tumbaremos de lado con las piernas flexionadas dejando la pierna sintomática arriba y colocaremos una almohada o cojín entre las piernas. Con la cabeza en reposo y estirando la pierna hasta antes de empezar a notar tensión en la parte posterior del muslo y/o la pierna, comenzaremos a realizar 2 movimientos con la pierna y el pie de forma alterna:

  1. A la vez que estiramos la rodilla, llevaremos la punta del pie hacia abajo.
  2. A la vez que recogemos la rodilla, llevaremos la punta del pie hacia arriba.
    • Realizaremos 4-5 repeticiones de 1 minuto, descansando 30 segundos por repetición.
    • Ni rápido, ni despacio, repeticiones a una velocidad normal pero sin llegar a notar ni tensión, ni dolor.
    • Si tenemos demasiado dolor para realizar la movilización, podremos hacerlo al revés, con la pierna sintomática debajo.

Para qué sirve:

Las movilizaciones de los nervios tienen efectos de alivio y mejora de la sintomatología nerviosa (hormigueos, acartonamiento, dolor).